Obituario Heraldo de Aragón (17-03-12)

José Antonio Andía Arcos, “Toño”, natural de Borja (Zaragoza) falleció repentinamente el pasado domingo día 11 de marzo a los 40 años en Zaragoza. Era funcionario del Ayuntamiento de Zaragoza, estaba casado con Marta Sola y tenía un precioso niño, Santi, de dos años y medio.

El funeral se celebró el lunes 12 en la Capilla 1 del Cementerio de Torrero, cuya capacidad fue insuficiente para acoger a la enorme cantidad de gente que quiso acompañar a Toño en su despedida, hasta el punto de quedarse en torno a ochocientas personas sin poder acceder a la capilla.

La familia ha recibido a lo largo de toda la semana innumerables muestras de condolencia y cariño sincero, pues Toño era extraordinariamente querido por la gente. Fue siempre un ser muy sociable, excelente conversador, jovial, comprometido con la gente, responsable y, ante todo, buena persona.

Desde hace unos años era miembro activo de la junta de la Colonia Borjana-Hermandad de Nuestra Señora de la Peana en Zaragoza, organización creada en el año 1950 y que desde entonces viene realizando una encomiable labor en favor de los borjanos enfermos. La incorporación de Toño en la junta supuso un gran impulso para la misma, gracias a la enorme ilusión, sabiduría y ganas de hacer cosas que mostraba en todo lo que emprendía. En la actualidad la Hermandad está formada por más de 350 familias con origen y raíces en Borja pero residentes en Zaragoza.

Hace unos meses Toño tuvo la acertada iniciativa de crear el grupo “Gentes de Borja” en una red social con el fin de facilitar el contacto entre borjanos residentes en cualquier lugar por medio de las nuevas tecnologías. A través de esa vía y bajo su administración se han conseguido poner en común vivencias, noticias, tradiciones, fotografías, eventos y mil y una historias relacionadas con Borja. La iniciativa tuvo de inmediato una excepcional respuesta hasta el punto de que el pasado sábado el grupo lo formaban ya 655 personas. Desde su fallecimiento la página del grupo ha sido un continuo homenaje a Toño a través de innumerables frases y dedicatorias de las Gentes de Borja, que va a seguir impulsando y manteniendo viva la iniciativa.

La pérdida de Toño ha constituido un impacto tremendo para su familia y amigos, que tardarán mucho en asimilar lo ocurrido. El convencimiento de que sigue presente nos dará fuerza para salir adelante.

Sus cenizas descansan desde el pasado día 14 en el Cementerio de Torrero junto a las de su hija Judith. DEP.

David Andía Arcos.

 

Obituario Periódico de Aragón (18-03-12)

José Antonio Andía Arcos, que fue delegado sindical en el Ayuntamiento de Zaragoza, falleció el pasado domingo en la capital aragonesa a los 40 años de forma repentina. Estaba casado, tenía un hijo de corta edad y le sobreviven los padres y un hermano, entre otra familia.

Oficial polivalente de deportes, trabajaba en el Ayuntamiento de Zaragoza, donde desarrolló una intensa actividad sindical como responsable que fue de la Organización Sindical de Trabajadores de Aragón (OSTA). Portavoz activo en las negociaciones y reivindicaciones, desde el sindicato lo recuerdan "grande como padre y esposo, como persona, amigo y compañero. Las alegrías que hemos compartido a lo largo de tantos años siempre perdurarán en nuestro recuerdo".

Nació en Borja, localidad zaragozana a la que estaba muy unido y donde vive la familia. Su padre, Antonio Andía, es directivo del club de fútbol, por eso en el partido que el pasado fin de semana jugó el Borja en Utrillas se guardó un minuto de silencio y los jugadores llevaron brazaletes negros en momoria de Toño Andía.

Era miembro de la junta directiva Colonia Borjana Hermandad de Nuestra Señora de la Peana en Zaragoza, fundada en 1950 y que aglutina a más de 350 familias de origen borjano residentes en la capital aragonesa. Además de servir de nexo, realizó diversas actividades sociales y asistenciales. Su incorporación a la junta sirvió para darle un nuevo empuje, pues Toño Andía ponía entusiasmo, alegría, responsabilidad y buen hacer en cuantas actividades participaba, recuerdan los que le conocieron.

Llevaba un blog en el que escribía de temas de actualidad, especialmente relacionadas con la ciudad de Zaragoza y el ayuntamiento aunque también sobre Borja, la gastronomía y otras aficiones.

Asimismo hace unos meses puso en marcha en la red el grupo bautizado como Gentes de Borja, cuyo objetivo era facilitar el contacto entre los borjanos de cualquier parte del mundo. La iniciativa ha servido para intercambiar noticias, fotografías, tradiciones y cuanto esté relacionado con la localidad zaragozana. Desde que se conoció su fallecimiento fueron numerosos los mensajes colgados en la página del grupo en recuerdo y homenaje a Toño Andía.

Javier Ortega.

 

Heraldo de Aragón. Deportes (19-03-12)

El Borja volvió a ganar y le dedicó la victoria a Toño Andía, un gran seguidor de este equipo que hayá donde esté verá a su equipo en Tercera.

Ayer le costó al líder, en un partido donde Monsalvo tuvo que intervenir en varias ocasiones. Sin embargo salió al rescate Imanol que marcó dos, uno de vaselina y otro desde fuera del área que dieron una victoria apurada.

Javier Albericio.

 

Crónica Campo de Borja. Necrológica. (mayo 2012)

En la vida hay circunstancias para las cuales no estamos preparados nunca. Golpes de los que es difícil recuperarse, que suceden inesperadamente sin avisar, que no esperas y te congelan el alma.

La noticia me llegó por teléfono. Eran las 8.30 de la mañana cuando sonó el móvil. La temprana hora me inquietó un poco. Luis, soy Miguel: para que no te enteres por ahí, te llamo porque esta noche ha muerto Toño, el hijo de mi tío Antonio, mi primo.

Juro que me costó un buen rato entenderlo, en mi mente no encajaba, no puede ser... me decía a mí mismo. Pero sí, era cierto. Toño Andí, mi buen amigo había muerto. Sin saber cómo en ese momento mis pensamientos se centraron en Marta, su mujer, su hermano David y sobre todo en sus padres, mis queridos amigos Fina y Antonio y pensé, qué tragedia, cómo lo van a asumir, esto los va a destrozar!

Cómo aceptar la muerte cuando te golpea, de forma tan dura, tan cruel y te arranca de forma brutal la vida de un hijo, de un hijo como Toño. Con 40 años, lleno de vida, con un gran corazón y una eterna sonrisa.

Excelente marido de una mujer, Marta, que estuvo siempre dándole el calor y el cariño, que quizá fueran la principal causa de su extrovertida y amable forma de ser.

Padres ambos, Marta y Toño, de un niño que probablemente no sepa ni sea consciente de lo que ha ocurrido. Para la muerte de un hijo no hay consuelo. Sólo el paso del tiempo, la aceptación de la desgracia y el cariño del entorno, junto a la constatación del gran afecto de una persona como Toño despertó y generó durante su vida en tantas y tantas otras personas que lo conocieron o tuvieron relación con él, va haciendo soportable su ausencia e irá reduciendo el espacio vacío que una persona como Toño deja tras de sí.

En ese momento es cuabdo piensas en el gran valor de una sonrisa, de un gesto amable, de la alegría que él contagiaba con su presencia. irradiaba ese aura de buenos sentimientos con las que algunas personas especiales van por la vida. Es ese algo más que hace la pérdida todavía más dura y como única respuesta te queda agradecer a la vida haber puesto a una persona así en tu camino.

"¡Qué voy a hacer sin mi hijo!". Es lo que gritaba Fina en una Iglesia de Santa María llena a rebosar, ante la mirada de Antonio comprensiva e impotente, conocedor de la respuesta, sabiendo que lo único que se puede hacer ahora es sufrir e intentar aceptar una terrible realidad, que incluso hace tambalearse los fundamentos de la Fe por injusta, por algo que te produce tanto dolor que te lleva a un estado de incosciencia para entender la realidad; quizá como un mecanismo de defensa, de protección ante una tragedia que te niegas a aceptar y que te genera un pensamiento creciente: "Dios mío, no me parece justo, que te hayas llevado a Toño tan joven".

No me parece justo. En fin amigo Toño: nosotros, seguiremos nuestro camino acordándonos de ti; notaremos tu ausencia y, si podemos, echaremos una mano para mitigar el dolor de tu familia. Que para eso somos amigos.

Luis María Garriga Ortíz

 

Ceremonia Religiosa en Borja (17-03-12)

José Antonio Andía Arcos, “Toño”, natural de Borja (Zaragoza) falleció repentinamente el pasado domingo día 11 de marzo.

Hola Toño,

La experiencia nos dice, que rara vez la vida, nos da una segunda oportunidad, pero TÚ, Toñico hasta para eso eres diferente...

El pasado domingo a tus amigos nos arrancaste el alma cuando decidiste irte de nuestras vidas, así, sin más, sin un motivo ni una explicación. Nos dejastes vacíos por dentro y no fuimos capaces de reaccionar... hoy, nos vuelves a dar la oportunidad de decirte lo que has significado en nuestras vidas. QUE GRANDE ERES AMIGO

  • CONSEGUISTE, que Miguel cambiara las cervezas por la bici
  • CONSEGUISTE, que Merche estuviera un día entero sin protestar por nada (algo que nadie mas a vuelto a conseguir), según ella... a tu lado sentía paz.
  • CONSEGUISTE, que Maripuri (como tu la llamabas), se sintiera una mas desde el primer día que la conociste.
  • CONSEGUISTE, que todos nos sintiéramos especiales a tu lado... Pazita, Silvi, Piratica, Don Félix, Kiko y que disfrutáramos de cada pedalada que dimos a tu lado, pero sobre todo....
  • CONSEGUISTE, convertirnos en una familia y no en una familia cualquiera...
  • CONSEGUISTE convertirnos en TU familia.

Ahora has decidido dejarnos, pero ¿sabes una cosa? ESO NO VA A PASAR... Vas a privarnos de tus chistes, de tus abrazos y de tu risa inagotable, pero nada mas, porque tu recuerdo esta gravado para siempre en nuestros corazones. CUIDATE MUCHO AMIGO

Armando José Royo Gracia

 

A nuestro Toño (13-03-12)

¡Lo que haga falta, cuñada!

Ese eres tú, Toño, una persona sumamente especial que brillas con luz propia.

Eres el referente de lo que todos deberíamos llegar a ser en la vida, el modelo a seguir, pero eso solo lo consiguen personas como tú, con un corazón de oro, un corazón que ha latido con fuerza por cada uno de nosotros en los buenos y en los malos momentos.

Has estado ahí para disfrutar de nuestras alegrías, con esa sonrisa tan maravillosa que siempre permanecerá imborrable en nuestra memoria; hemos compartido muchos momentos inolvidables, pero lo más importante es que has estado en los tiempos difíciles, siempre dispuesto, siempre atento y ayudando de verdad, no solo con palabras sino con hechos. Es fácil decir “estoy aquí para lo que necesites”, lo hace mucha gente, pero pocos lo demuestran.

Hoy voy a contarte lo primero que me llamó la atención cuando conocí a David, sentía admiración por ti. Raro era el día que no nos hablaba a todos de lo maravillosos que eran su hermano y su cuñada. Llegué a la conclusión de que todo aquello que contaba no era posible, pensé que exageraba… daba gusto oírlo, como quien va leyendo un cuento de hadas. Un día en medio de una de sus historias le dije: “Yo quiero una cuñada como la tuya”, nadie podía pensar en aquel momento que aquel deseo se haría realidad.

Lo curioso es que cuando te conocí pude comprobar que no exageraba, realmente eras un número uno; el mejor hermano, el mejor cuñado, el mejor hijo, yerno, primo, sobrino, amigo,…

Pocas personas he conocido con tu categoría. Lo grande que es una persona se mide por la cantidad de gente que la quiere y por el número de amigos que tiene y tú en esto pulverizas los registros. Además puedo añadir una frase que me resulta familiar: “yo quiero unos amigos como los tuyos”

Has hecho una gran labor en esta vida, Toño, puedes estar muy, pero que muy orgulloso. No sé qué te hizo ser así, pero sí que sé por qué David es también otra gran persona, porque se fijó en su hermano mayor y trató de ser como él.

Hemos reído, hemos llorado, pero siempre juntos, vamos a echarte mucho de menos; extrañaremos tu risa, tu buen humor, tu amabilidad, tu cariño, tus súper abrazos,… el vacío que dejas es enorme.

Tenías prisa por marcharte

Somos energía y como todo el mundo sabe “La energía no se crea ni se destruye, únicamente se transforma”, esto no es un adiós, es el principio de una nueva vida mucho mejor que esta, te deseo todo lo mejor en esa nueva vida porque te lo mereces.

Te seguiremos buscando en la estrella de Santi, en la luna, las nubes,… pero sobre todo a nuestro lado, cuidando de todos nosotros como has hecho siempre.

Donde sí estás es en el corazón de todos los que hemos tenido el privilegio de conocerte. Hasta la vista,

TE QUEREMOS, CAMPEÓN!

Susana Dieste Laya

 

"Has sembrado en tu niño tanto amor, que seguro germinará"

Querido Toño: Ayer cuando salí a la calle después de saber que ya no estabas aquí, no entendía por qué no se apagaba el sol, no entendía que el mundo siguiera como si nada cuando en esta familia se estaba viviendo este drama tan doloroso ... Se me rompía el corazón pensando en Marta ... en los proyectos que teníais, y en ese niñín, vuestro Santi que por fin tenía a los mejores padres del mundo ... y te imaginaba en el cielo, mirando hacia abajo, extrañado, pensando, qué hago yo aquí arriba. Luego, llegamos aquí, buscando a tu Marta y hubiéramos dado cualquier cosa por tener algo con que consolar tanto dolor, aunque fuera solo un poco ... y Marta me decía que eras el pilar de su vida y que te habías ido ... y es verdad ...

Pero, cuando miré alrededor y ví a toda esta gente rodeando a Marta, manteniéndose cerca de ella intentando que no se sintiera tan sola; cuando escuché a tu madre, a tu suegra, a tus primas, y a tus amigos hablar de ti, quereros tanto ... me fui a casa, pensando que tú, su pilar, te habías ido, pero que todos los que estamos aquí hoy contigo, podemos ser como pequeñas piedras; no somos mucho, pero juntas unas piedras con otras, y bien cerca de tu mujer y de tu hijo, podemos, si no llenar el hueco del pilar que le falta, ayudar a mantener el equilibrio de la casa. Y a ti, darte las gracias de todo corazón por el amor, la generosidad, la entrega y la alegría con la que recibiste a tu hijo Santi. El día que os lo entregamos, nos fuimos a casa con una gran alegría en el corazón: desde el primer momento dimos las gracias a la vida, porque nos pareció que erais los mejores padres que podíamos soñar para Santi, a quien quisimos tanto. Y durante todo este tiempo le hemos seguido queriendo igual, ahora a través de vuestros ojos, vuestro amor y vuestro cariño, contándonos sus progresos, su evolución, su desarrollo ... Ha sido un tiempo muy corto, no es justo, no lo entendemos, tendremos que asumirlo aunque nos rebelemos. Pero lo que sabemos es que has sembrado en tu niño tanto amor, que seguro germinará, y seguido por tu Marta y toda vuestra gran familia, crecerá y se irá haciendo grande, que sabrá ser feliz porque se sentirá orgulloso de sus padres. y nosotros, René y yo, a los que nos habeis dejado entrar en vuestro mundo, nos sentimos un poco también parte de vuestra familia. Así que, como siempre nos habeis acogido tan bien, vamos a seguir cerca de Marta y de Santi para lo que necesiten, aunque viendo a toda tu familia y amigos, estamos seguros de que van a estar bien arropados y acompañados. Te queremos mucho, gracias por todo lo que nos has dado, por todos los detalles que tienes con nosotros, las colecciones de fotos que nos has mandado, las llamadas con Santi al aparato, nuestros encuentros, el apoyo y el respeto por lo que hacemos ... Siempre estarás en nuestro corazón. y para ti Marta, nuestra gran admiración por tu fuerza, por tu gran corazón, por tu gran amor.

Recibe nuestro cariño y nuestro apoyo, y aquí estamos, a vuestro lado. Gracias por compartir este dolor con nosotros. Ojalá fuera posible llevarnos cada uno de aquí un trocito de tu pena y hacer más ligera tu carga ...

Familia de acogida.

 

En nombre de la familia de TOÑO y, muy especialmente, en nombre de su mujer Marta y de su hijo Santi, queremos agradecer las innumerables muestras de afecto y apoyo recibidas desde su repentino fallecimiento del pasado domingo.

Todo el mundo sin excepción nos ha sabido transmitir en estos días un cariño muy sincero que nos ha confirmado lo que ya sabíamos: que TOÑO era extraordinariamente querido por la gente. Esa gente con la que tanto le gustaba estar, hablar, reírse y, en definitiva, disfrutar.

TOÑO era una de esas personas con algo especial: siempre disponible para todos, siempre jovial, responsable y, primero y ante todo, buena persona. Por todo ello su inesperada marcha supone un golpe muy duro que nos va a costar mucho tiempo asimilar. A pesar de ello, el total convencimiento de que sigue entre nosotros nos dará sin duda fuerzas para seguir adelante, ya que además nos ha dejado encargadas tareas importantes que hemos de cumplir.

Volveremos a encontrarnos querido HERMANO. Entretanto, disfruta del Cielo, que te lo has ganado.

Muchas gracias a todos.

HERMANDAD NUESTRA SEÑORA DE LA PEANA COLONIA BORJANA DE ZARAGOZA · C/ Lagos de Coronas 3, 4º C · 50011 Zaragoza Teléfono: 976 489 546

Síguenos en Facebookinfo@coloniaborjanadezaragoza.com